domingo, 31 de mayo de 2009

Junio: Mes del Sagrado Corazón de Jesús




Mañana comienza el mes de Junio y con él la piadosa conmemoración del Sagrado Corazón de Jesús, al que está tradicionalmente dedicado. Hoy acaba el mes de María, que es como una introducción en el misterio íntimo del amor de Jesucristo. Así como la Santísima Virgen fue la aurora pre-anunciadora del Sol de Justicia y trajo la salvación a este mundo por medio de su asentimiento al plan salvífico de Dios en la Encarnación del Verbo, de modo semejante, el mes de Mayo nos ha servido para disponer nuestras almas, mediante la consideración y la imitación de las virtudes de la Santísima Virgen, a fin de mejor penetrar en la devoción al Corazón Divino, causa de nuestra salvación. Aquí es donde se ve claramente cómo es verdad aquello de “a Jesús por María”.

No hay devoción más agradable a Dios en estos tiempos que ésta al Corazón de su Hijo, que nos ha sido dada como un extremo auxilio de su gran Misericordia. Desgraciadamente, tampoco hay actualmente devoción tan desperdiciada y olvidada, siendo así que es eficacísima y reconfortante. Dice Jesucristo: “Venid a Mí todos los que estáis fatigados y cargados, que Yo os aliviaré. Mi yugo es suave y mi carga ligera. Aprended de Mí que soy manso y humilde de corazón”. No puede mostrarse más compasivo y delicado hacia los pobres pecadores que somos. Nos sabe débiles y frágiles y conoce nuestros problemas y los peligros que nos acechan. Y quiere echarnos una mano… El mal en todas sus formas nos acosa y los espíritus perversos nos persiguen, y Él abre la herida de su costado para mostrarnos el seguro asilo de su Amor, que nos libra y nos salva.

San Juan Evangelista, el discípulo predilecto, que cuando, ya anciano, le preguntaban sus seguidores y oyentes por Jesucristo y su mensaje y respondía repitiendo invariablemente: “Amor, Amor, Amor…”, fue el primero que, al recostar su cabeza en el divino pecho, durante la Última Cena, tuvo el privilegio de oír los latidos de ese Corazón amantísimo y amabilísimo. Desde entonces, esta devoción se ha ido abriendo paso a través de almas delicadas y particularmente sensibles hasta la gran revelación que, hace ya más de trescientos años, quiso Jesús hacer a su confidente santa Margarita María de Alacoque. Fue ése el gran impulso, a partir del cual se extendió el culto al Corazón de Jesús como fuego incontenible por el mundo entero, que fue consagrado a Él por León XIII a instancias de otra alma amiga: la beata María del Divino Corazón, nacida condesa Droste zu Vischering.

Relacionados con la devoción al Sagrado Corazón están –además de la práctica recomendabilísima del ejercicio del mes de Junio– la de la comunión de los Nueve Primeros Viernes, la entronización en los hogares, el detente y la consagración personal mediante el pacto mutuo (difundida ampliamente por el gran misionero del Corazón de Jesús en el siglo XX que fue el R.P. Florentino Alcañiz). De cada uno de estos temas iremos hablando a lo largo de este mes. Entretanto, queremos proponer un modo de santificarlo por medio de la meditación y la piedad.

En primer lugar, queremos recomendar vivamente el libro clásico en la materia en lengua castellana (y que ha sido traducido a otros idiomas): es del Padre Alcañiz, al que acabamos de citar, y se titula La Devoción al Corazón de Jesús. Los que están familiarizados con él –que son muchos– lo llaman simplemente “el libro de la devoción”. Hay, por supuesto, otros libros quizás de mayor erudición histórica, como el del jesuita francés P. Bainvel, pero el del Padre Alcañiz toca el nervio de la piedad y excita a la devoción, sin por ello descuidar los aspectos informativos y las referencias históricas y biográficas. Todo aquel que lo ha leído con buena voluntad y recta intención se ha sentido movido a convertirse en devoto del Corazón de Jesús. El volumen ha sido publicado innumerables veces por las Misioneras Hijas del Corazón de Jesús, congregación fundada en Granada por el Padre Alcañiz junto con la sierva de Dios Carmen Méndez. Lo ofrecemos a través de estas líneas mediante el vínculo que ponemos a continuación:


y que esperamos que dé acceso a nuestros lectores al tesoro escondido y, sin embargo, tan fácil de disfrutar que encierra el Corazón Divino.

Quien se sienta tocado por este bellísimo texto (que puede servir de meditación diaria por partes, ya que es extenso) y desee consagrarse al apostolado del Corazón de Jesús, puede considerar formar parte de una cadena de amor haciéndose uno de sus “eslabones”. Para saber cómo, recomendamos visitar este sitio web: http://www.corazondejesus.net/eslabones.htm. Es una manera ideal para que la devoción dé frutos abundantes mediante un apostolado humilde, sencillo y fervoroso.

En cuanto a la manera práctica de santificar el mes del Sagrado Corazón, he aquí un método simple:

1.- Oración Preparatoria. Oh Dios, que, por medio del Corazón de vuestro Hijo, herido por nuestras culpas, os dignáis en vuestra misericordia infinita darnos los tesoros de vuestro amor; os pedimos nos concedáis que, al presentaros el devoto obsequio de nuestra piedad, le ofrezcamos también el homenaje de una digna satisfacción. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

2.- Consideración del día (ver anexo).

3.- Invocaciones.

a) Sagrado Corazón de Jesús, circundado de espinas, haced que aceptemos los sufrimientos de esta vida como expiación por nuestros muchos pecados e ingratitudes y en reparación contra las ofensas que se os infieren, especialmente en la Santísima Eucaristía. Os lo pedimos por intercesión de vuestra Madre dolorosa.

Pater, Ave y Gloriapatri

b) Sagrado Corazón de Jesús, inflamado por las llamas de vuestra inmensa caridad, haced que nuestros corazones se abrasen en ese divino fuego y sean purgados de todo afecto desordenado como el oro en el crisol, de modo que en Vos se hagan uno como ofrenda de amor agradable a Dios. Os lo pedimos por el Corazón Inmaculado de María.

Pater, Ave y Gloriapatri

c) Sagrado Corazón de Jesús, abierto por la lanza del soldado a quien revelásteis vuestra divinidad, permitid que nos refugiemos en el seguro asilo de vuestro amor y que en él moremos como antesala del Cielo, donde esperamos gozar de la visión beatífica. Os lo pedimos por vuestra Madre la Corredentora.


4.- Oración final. Oh Señor nuestro Jesucristo, haced que vuestros santos misterios infundan en nosotros un fervor divino, de modo que, recibida la suavidad de vuestro dulcísimo Corazón, aprendamos a despreciar lo terreno y amar lo celestial. Vos que vivís y reináis por los siglos de los siglos. Amén.


Anexo: Consideraciones para cada día del mes


Primera decena del mes: del 1 al 10


Día 1. La Cruz es el árbol en que quiso redimirnos Jesús. Quiso morir con los brazos extendidos para abrazar a todos los hombres. Amemos a quien tanto nos ha amado.
Día 2. La Cruz es la escalera por la cual podemos subir al Cielo. Quien pretenda salvarse por otro camino, se equivoca y va a su eterna ruina. Abracémonos con la Cruz.
Día 3. La Cruz es la balanza con que Jesús paga el precio de nuestro rescate. Nuestros méritos son nulos; los de Jesús son infinitos. Confiemos en Jesús Crucificado.
Día 4. La Cruz es la espada con la cual venceremos a los enemigos de nuestra salvación. Sin ella seremos vencidos. Sin Jesús nada podemos; con Él podemos todo.
Día 5. La Cruz es la palanca que, apoyándose en los méritos de Jesús, nos da fuerzas para levantar la pesadez de nuestra naturaleza caída y elevarla a lo sobrenatural.
Día 6. La Cruz es el puente que, al atravesar el abismo de la muerte, nos trasladará a las orillas ciertas y placenteras de una eternidad feliz. i Ay del que no se vale de ella ¡
Día 7. La Cruz es el martillo que aplastará un día a cuantos van contra ella. De Dios nadie se burla. Ahora calla; pero vendrá un día en que hablará y... Premiará o castigará.
Día 8. La Cruz es la llave con que Jesús ha querido abrirnos las puertas de la gloria y cerrarnos las del infierno. Llevémosla siempre sobre nuestro pecho y tengámosla en la cabecera de nuestro lecho.
Día 9. La Cruz es el áncora que nos salvará de las tempestades del mar proceloso de este mundo y nos conducirá al puerto seguro de salvación. Sin ella pereceremos infaliblemente.
Día 10. La Cruz es el faro que ilumina nuestra inteligencia, nos habla del infinito amor de un Dios y nos muestra el término de nuestra vida. Pensemos en lo que nos espera.


Segunda decena: del 11 al 20


Día 11. Lanzada contra el Corazón de Cristo es la blasfemia, o la proferida por labios inmundos, o la declamada en la tribuna, o la impresa en el libro herético o impío. iAborrezcámosla!
Día 12. Lanzada contra el Corazón de Cristo es la inmoralidad que a tantas almas seduce y que se manifiesta en el hablar y vestir, en la playa y en los espectáculos, en la novela y aún en el deporte. iAlerta con ella!
Día 13. Lanzada contra el Corazón de Cristo es la impiedad, el desprecio que se hace de las cosas sagradas; la burla y el sarcasmo contra las mismas; la negación de las verdades y doctrinas de Jesús.
Día 14. Lanzada contra el Corazón de Cristo es la profanación que se hace impune y públicamente de los días del Señor; la omisión de la Santa Misa; el convertir los días santos en días de pecado.
Día 15. Lanzada contra el Corazón de Cristo son los odios que reinan hoy en el mundo, tan contrario a Aquel que vino a enseñarnos las dulzuras de la divina Caridad y amor entre todos.
Día 16. Lanzada contra el Corazón de Cristo son las persecuciones que sufre la Iglesia, salida del Costado del Divino Redentor, sobre todo los que sufre de parte de las naciones anticristianas.
Día 17. Lanzada contra el Corazón de Cristo es el ateísmo materialista que pretende hoy dominar el mundo, borrar de las inteligencias todo el orden sobrenatural y sumirlo en el abismo de toda maldad.
Día 18. Lanzada contra el Corazón de Cristo son los tantos sacrilegios como se cometen contra todo lo más santo y sagrado y en la recepción de los santos Sacramentos indignamente recibidos.
Día 19. Lanzada contra el Corazón de Cristo es el desconocimiento que reina de la vida y doctrina de Jesús, aun por parte de muchos cristianos, que lo son solamente de nombre, pero no en realidad.
Día 20. Lanzada contra el Corazón de Cristo es la condenación eterna de tantos hombres, que no han querido aprovecharse de la Divina Sangre, derramada para su salvación.



Tercera decena: del 21 al 30


Día 21. Espina para el Corazón de Jesús es la falta de una fe viva por parte de muchos que le aman y sirven, y le sirven casi a la fuerza y arrastrándose más que caminando, en la vida espiritual.
Día 22. Espina es la falta de conformidad con la voluntad de Dios, que hace murmurar de la Divina Providencia, cuando las cosas no suceden según el propio gusto o capricho.
Día 23. Espina es la falta de caridad que tienen los pudientes con los menesterosos. Siempre habrá pobres en el mundo; pero no habría de haber miserables. Jesús impone la caridad como ley suya.
Día 24. Espina es la falta de devoción que manifiestan muchos cristianos en sus mismas oraciones; y las irreverencias que cometen en los templos con su porte poco cristiano.
Día 25. Espina es para el Corazón de Jesús la falta de paciencia y dominio propio de muchos cristianos, que no saben sufrir la menor contrariedad sin quejarse o incomodarse.
Día 26. Espina es para el Corazón de Jesús la sobra de comodidades de aquellos cristianos que se espantan al solo nombre del sacrificio y nada hacen por amor de Jesús, que tanto sufrió por ellos.
Día 27. Espina es la sobra de amor propio que domina en tantos corazones que no pueden soportar el menor aviso o corrección, viviendo por otra parte llenos de defectos.
Día 28. Espina es la sobra de negligencia con que se hacen las cosas de Dios. Mientras algunos son todo actividad y energía para las cosas puramente temporales.
Día 29. Espina es la sobra de frialdad, causa de que muchos cristianos, por otra parte buenos, cometan muchos pecados veniales sin que traten de enmendarse de ellos.
Día 30. Espina es para el Corazón de Jesús ver la falta de cristianos en los templos y la sobra de ellos en los centros de mundanas diversiones. El Corazón de Jesús ama, y no es amado. ¿Qué haces tú?





Litaniae de Sacratissimo Corde Iesu

Kyrie, eléison.
Christe, eléison.
Kyrie, eléison.
Christe, audi nos.
Christe, exáudi nos.
Pater de caelis Deus, miserére nobis.
Fili, Redémptor mundi, Deus, miserére nobis.
Spíritus Sancte, Deus, miserére nobis.
Sancta Trínitas, unus Deus, miserére nobis.
Cor Jesu, Filii Patris aetérni, miserére nobis
Cor Jesu, in sinu Vírginis Matris a Spiritu Sancto formátum, …
Cor Jesu, Verba Dei substantiáliter unítum, …
Cor Jesu, majestátis infinitae, …
Cor Jesu, tempi um Dei sanctum, …
Cor Jesu, tabernáculum Altíssimi, …
Cor Jesu, domus Dei et porta caeli, …
Cor Jesu, fornax ardens caritatis, …
Cor Jesu, justtiae et amóris receptáculum, …
Cor Jesu, bonitate et amóre plenum, …
Cor Jesu, virtútum ómnium abýssus, …
Cor Jesu, omni laude digníssimum, …
Cor Jesu, rex et centrum ómnium córdium, …
Cor Jesu, in quo sunt omnes thesáuri sapiéntiae et scintiae, …
Cor Jesu, in quo hábitat omnis plenitúdo divinitátis, …
Cor Jesu, in quo Pater sibi bene complácuit, …
Cor Jesu, de cujus plenitúdine omnes nos accépimus, …
Cor Jesu, desidérium cóllium aeternórum, …
Cor Jesu, pátiens et multae misericórdire, …
Cor Jesu, dives in omnes qui ínvocant te, …
Cor Jesu, fons vitae et sanctitátis, …
Cor Jesu, propitiatio pro peccátis nostris, …
Cor Jesu, saturátum oppróbriis, …
Cor Jesu, attrítum propter scélera nostra, …
Cor Jesu, usque ad mortem obédiens factum, …
Cor Jesu, láncea perforáturn, …
Cor Jesu, fons totius consolatiónis, …
Cor Jesu, vita et resurréctio nostra, …
Cor Jesu, pax et reconciliátio nostra, …
Cor Jesu, víctima peccatórum, …
Cor Jesu, salus in te sperántium, …
Cor Jesu, spes in te moriéntium, …
Cor Jesu, delíciae Sanctórum ómnium, …

Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, parce nobis, Domine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, exaudi nos, Domine.
Agnus Dei, qui tollis peccáta mundi, miserére nobis.

V. Jesu, mitis et húmilis Corde.
R. Fac cor nostrum secúndum Cor tuum.

Oremus. Omnípotens sempitérne Deus, réspice in Cor dilectíssimi Filii tui, et in laudes et satisfactiónes, quas in nómine peccatórum tibi persólvit, iísque misericórdiam tuam peténtibus tu véniam concéde placátus, in nómine ejúsdem Fílii tui Jesu Christi: Qui tecum vivit et regnat in sáecula saeculórum. R. Amen.


Letanías del Sagrado Corazón de Jesús

Señor, misericordia.
Jesucristo, misericordia.Señor, misericordia.
Jesucristo, óyenos.Jesucristo, escúchanos.
Dios Padre celestial,Ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Redentor del mundo,
Dios Espíritu Santo,
Santísima Trinidad un solo Dios,
Corazón de Jesús, Hijo del Eterno Padre,
Corazón de Jesús, Formado por el Espíritu Santo en el Seno de María
Corazón de Jesús, unido sustancialmente al Verbo,
Corazón de Jesús, de Majestad infinita
Corazón de Jesús, santo Templo de Dios
Corazón de Jesús, Tabernáculo del Altísimo
Corazón de Jesús, casa de Dios y puerta del Cielo
Corazón de Jesús, horno de encendido amor
Corazón de Jesús, receptáculo de la justicia y amor
Corazón de Jesús, lleno de bondad y amor
Corazón de Jesús, abismo de todas las virtudes
Corazón de Jesús, dignísimo de toda alabanza
Corazón de Jesús, Rey y centro de toda alabanza
Corazón de Jesús, en quien están todos los tesoros de sabiduría y ciencia
Corazón de Jesús, en quien habita la plenitud de la Divinidad
Corazón de Jesús, en quien el Padre se ha complacido
Corazón de Jesús, de cuya plenitud todos hemos recibido
Corazón de Jesús deseo de los collados eternos
Corazón de Jesús, paciente y de mucha misericordia
Corazón de Jesús, rico para todos los que lo invocan
Corazón de Jesús, fuente de vida y santidad
Corazón de Jesús, propiciación de nuestros pecados
Corazón de Jesús, saturado de oprobios
Corazón de Jesús, oprimido por nuestras maldades
Corazón de Jesús, hecho obediente hasta la muerte
Corazón de Jesús, traspasado por la lanza
Corazón de Jesús, fuente de todo consuelo,
Corazón de Jesús, vida y resurrección nuestra
Corazón de Jesús, paz y reconciliación nuestra
Corazón de Jesús, víctima de los pecadores
Corazón de Jesús, salvación de los que esperan en Ti
Corazón de Jesús, esperanza de los que en Ti mueren
Corazón de Jesús, delicia de todos los santos,

Cordero de Dios, que quitas los pecados del mundo.Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios que quitas los pecados del mundo,Ten misericordia de nosotros.

V. Jesús Manso y humilde de corazón,
R. Haz nuestro corazón semejante al tuyo.

Oración: Omnipotente y sempiterno Dios, mira al Corazón de tu muy amado Hijo y a las alabanzas y satisfacciones que te tributa en nombre de los pecadores; concede benigno el perdón a los que invocamos tu misericordia, en el nombre del mismo Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en unión del Espíritu Santo Dios, por todos los siglos de los siglos. R. Amén.




2 comentarios:

Anónimo dijo...

UNA PAGINA PRECIOSA, HECHA CON MUCHO AMOR Y CON MUCHOS DETALLES. FELICITO A SU AUTOR.

Miserere mei Domine dijo...

Gracias por recordarnos que Junio es un mes importante para todo católico. El corazón de Jesús signo y símbolo de la centralidad de su mensaje en nuestras vida.
Bendiciones :)