sábado, 11 de julio de 2009

La medalla de San Benito



El día de hoy se conmemora la traslación de las reliquias de San Benito y de su hermana Santa Escolástica desde Montecasino a Francia, que tuvo lugar en el siglo VIII por obra de unos monjes de la abadía de Fleury (foto), los cuales, movidos de gran devoción al cenobiarca de Occidente, se las llevaron subrepticiamente según relata el historiador Pablo Diácono hacia el año 785. El hecho parece apoyarse documentalmente en una carta del papa Zacarías pidiendo a los obispos francos que convencieran a los monjes para que restituyeran las reliquias (cosa que no hicieron). Hoy éstas siguen en la abadía, cuya población adyacente ha tomado el nombre de Saint-Benoît-sur-Loire. La ciencia y la historia parecen corroborar su autenticidad. De hecho el culto a San Benito se desarrolló precisamente por la misma época del “rapto de las reliquias” y a partir de lo que es hoy el centro de Francia (que es donde se halla la abadía de Fleury), siendo así que en Italia aparece posteriormente, coincidiendo con la introducción del sacramentario gelasiano-franco.

Buena ocasión es, pues, la efeméride para hablar de un sacramental muy difundido y eficaz, aunque un poco olvidado en las últimas décadas: la Medalla de San Benito. Este gran santo tenía una gran devoción a la Cruz de Cristo, de la cual sacaba fuerza contra las tentaciones diabólicas que sufría (como narra San Gregorio el Grande en sus Diálogos). A sus monjes recomendaba siempre hacer frecuente uso del signo de la Cruz. Se cuenta que en cierta ocasión, algunos de ellos, hastiados de la disciplina austera que su fundador les imponía, intentaron envenenarle emponzoñando el vino de su copa. Al hacer San Benito sobre ella, como acostumbraba siempre antes de beber, la señal de la Cruz, se rompió, frustrándose las malas intenciones de los conjurados. San Mauro, su discípulo amado y sucesor como abad de Subiaco cuando Benito se retiró a Montecasino, es el autor de una bendición con la señal de la Cruz a favor de los enfermos.

Los benedictinos utilizaban constantemente la Cruz, costumbre que hizo que en la Edad Media se representase al santo patrón de Occidente con ella en una mano. Fue así como se le manifestó a un adolescente alsaciano llamado Brunón, segundogénito del conde Hugo de Egisheim, el cual, gravemente enfermo por la mordedura de un animal venenoso y habiendo perdido el habla, tuvo en sueños la aparición de un venerable monje que llevaba una cruz mientras bajaba del cielo por una escala que descendía hasta su lecho de enfermo. El jovencito quedó curado y reconoció en el monje a San Benito, a la difusión de cuya difusión contribuyó grandemente en Alemania, sobre todo cuando andando el tiempo se convirtió en el papa León IX. La historia fue recogida de labios del pontífice por el diácono Wilberto. Desde esta época fue ya generalizada la costumbre de representar a San Benito con la Cruz en la mano.

La existencia de la medalla de San Benito, ornada con la Cruz y unas misteriosas iniciales, sólo está atestiguada fehacientemente en el siglo XVII, cuando las Hijas de la Caridad, recién fundadas por San Vicente de Paúl la adoptaron para su rosario, pero este hecho presupone que ya existía desde tiempo atrás. Por esta misma época se produjo un hecho sorprendente en Alemania: durante el proceso a unas nigromantes en Baviera se pudo comprobar que en la región que había sido objeto de infestaciones demoníacas por obra de sus conjuros sólo un lugar se había visto incólume: el convento de Metten. Al investigarse a qué razón podía deberse se descubrió que en diversos lugares del claustro se hallaban representadas unas cruces con unas letras enigmáticas. Éstas fueron descifradas más tarde gracias a un manuscrito del siglo XV descubierto en la biblioteca del convento. Parece ser, pues, que es desde esta época cuando la Medalla de San Benito comenzó a extenderse, pero no recibió un reconocimiento oficial de la Iglesia hasta el breve del 12 de marzo de 1742, dado por Benedicto XIV, que la enriqueció con innumerables indulgencias. Desde entonces fue difundida ampliamente tanto suelta como insertada en un crucifijo.



La medalla representa en su anverso a San Benito blandiendo con una mano la Cruz como defensa contra sus enemigos y teniendo en la otra el libro de la Regla. En el reverso se representa una Cruz griega con cuatro círculos entre sus brazos y varias iniciales, cuyo significado es como sigue:

En los círculos: C S P B. Significa: CRVX SANCTI PATRI BENEDICTI (la Cruz del Santo Padre Benito).

En el travesaño de la Cruz: N D S M D. Significa: NON DRACO SIT MIHI DVX (Que el Dragón no sea mi guía).

En el árbol de la Cruz: C S S M L. Significa: CRUX SACRA SIT MIHI LVX (La Santa Cruz sea mi Luz)

Encima de la Cruz había antiguamente el monograma de Jesús (IHS), que ha sido reemplazado por la palabra PAX.

Una inscripción acróstica larga circunda todo el reverso de la medalla y está dividida en dos partes:

V R S N S M V. Significa: VADE RETRO SATANA, NVMQVAM SVADE MIHI VANA (Retrocede, Satanás, y nunca me logres tentar con vanidades).

S M Q L I V B. Significa: SVNT MALA QVAE LIBAS, IPSE VENENVM BIBAS (Lo que ofreces es veneno, bébetelo tú).

La medalla de San Benito es muy eficaz contra las tentaciones y contra las asechanzas de los enemigos del alma, particularmente el demonio, y las insidias de nuestros adversarios. También es eficaz para curar o aliviar a los enfermos y para los moribundos, a fin de que se vean librados de las tentaciones que suelen acometernos en el trance final. Es bueno tenerla colgada en la pared inserta en el crucifijo y llevarla encima de uno como medalla. Por supuesto, como todos los sacramentales no es un talismán ni se la debe tener de forma supersticiosa: ella presupone la fe y una vida cristiana, conformada con Jesús Crucificado a Quien hace referencia.


4 comentarios:

ver con los ojos del corazon dijo...

BENDECID AL SEÑOR...! Acabo de encontrar tu Blog -FELICIDADES Y GRACIAS por tus aportaciones- y cusalmente no casualmente, he encontrado este preciosísimo texto... Verás... anteayer compré una CRUZ que vi en una tienda y me llamó la atención... pero no sabía el significado de las letras, y el santo del reverso..Pensé : La llevaré a la Iglesia y después de la Misa la haré Bendecir por el cura ...y le preguntaré por el origen y significado de la misma...
Y ante mi sorpresa..ÉL; EL PADRE , EL HIJO Y ESPIRITU me hhan llevado a tu Blog y a la RESPUESTA. Parece increíble pero es como un MILAGRO... Aún no la habia llevado a la IGLESIA pues en la Misa de hoy he ido desde la faena...pero preguntaba a JESUS el significado de ELLA...

Me tienes ya de Seguidora..

Gracias...a ÉL QUE ACTUA A TRAVES DE TI...Y DE TODOS LOS QUE ESTAMOS EN SU SINTONIA..ACERCÁNDONOS.

UN ABRAZO DESDE SU CORAZÓN Y PRESENCIA VIVA EN NOSOTROS.

QUE TE LLEVE EN LA PALMA DE SU MANO, HERMANO

Carmen
concienciaprimordial.blogspot.com

Dr. Durand dijo...

Muchas gracias por tan hermosas palabras. Acabo de leer tu comentario y me alegra muchísimo que el costumbrario te haya sido de provecho. He visitado también tu blog y te felicito. Quedamos unidos en la fe y en la oración. Ernesto.

Charly dijo...

Hola! Me llamo Carlos y soy de Chiapas. Me parecio muy bueno el texto, ya tengo gracias a usted mas informacion sobre este santo que es muy de mi devocion y cosa curiosa, lo estoy leyendo (la publicacion) a escasas tres horas de haber recibido mi 3° medalla crucifijo de St. Benedicto, El Señor es muy sabio. La verdad me interesaria saber mas sobre este santo. Espero y pueda contestarme.
Dios le bendiga.

alfredoramigorena dijo...

GRACIAS POR DARNOS INFORMACION DE ESTE SACRAMENTAL
NECESITO SABER QUE SIGNIFICAN LOS DISTINTOS COLORES QUE TIENE LA MEDALLA
MUCHAS GRACIAS Y QUE DIOS LOS BENDIGA ALFREDO