jueves, 1 de enero de 2009

MES DE ENERO EN HONOR DEL SANTÍSIMO NOMBRE DE JESÚS




El 1º de enero la Iglesia concentra su atención en el misterio de la divina maternidad de Nuestra Señora (que tiene su festividad propia el 11 de octubre, aniversario del concilio ecuménico de Éfeso de 431, en el que fue proclamado contra Nestorio) y en la circuncisión del Niño nacido en Belén, al que, se impuso en este rito el Santísimo Nombre de Jesús, el que el arcángel Gabriel había indicado a María en la anunciación y a san José en sueños, el “Nombre que está sobre todo Nombre”, ante el cual “toda rodilla se doble en el cielo, en la tierra y en el abismo”, como dice san Pablo (Fil II, 9-10). Jesús (del hebreo Jehoshua) significa “el que salva”; es más: no hay otro nombre por el cual nos venga la salvación, según proclamó san Pedro en su primera predicación el día de Pentecostés (Act IV, 12). De ahí que “si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos, serás salvado” (Rom X, 9-10).

No nos salvamos, pues, ni por Brahma, ni por Buda, ni por, Amaterasu, ni por Alá, ni por Mahoma, ni por Lutero, ni por Calvino, ni por el ángel Moroni, ni por ninguna otra deidad factura de hombres o fundador de religión humana. Nos salvamos por Jesús, la segunda Persona de la Santísima Trinidad, el Verbo encarnado por obra del Espíritu Santo en el seno purísimo de la Madre siempre Virgen, el Cristo, el ungido del Padre como Sumo Sacerdote, Rey Eterno y Profeta por antonomasia. Y los que se salvan en las distintas religiones, todos los hombres de buena voluntad, que buscan sinceramente a Dios en sus corazones y viven según la ley natural, deben también su salvación a Jesús, aunque no lo conozcan: se salvan en sus religiones, pero no en virtud de sus religiones (que son falsas), sino gracias a la misericordia de Dios, que se ha derramado por Jesús y en su bendito Nombre, causa de nuestra salud eterna.

La Iglesia instituyó una festividad en honor al Santísimo Nombre de Jesús, fijándola en la domínica entre la Circuncisión y Epifanía o, si esta domínica no tuviera lugar, el 2 de enero. Este año sí se da la domínica, de modo que el próximo 4 de enero estaremos celebrando ese nombre que es miel para los labios y alegría para el corazón, que hacía las delicias de un san Bernardino de Sena (1380-1444), el cual se constituyó en su gran apóstol y a quien se debe la introducción de la festividad en la orden seráfica, a la que pertenecía y que contribuyó a difundirla hasta que el papa Inocencio XIII la extendió a toda la Iglesia en 1721. También la Compañía de Jesús ha sido una gran propagandista del Nombre que la preside, cuyo monograma es célebre. Todo el mes de enero está dedicado especialmente al Santísimo Nombre de Jesús. Santifiquémoslo cotidianamente recitando las hermosas letanías que le están dedicadas, tal como figuran en el Rituale Romanum y cuyo texto en latín y su correspondiente traducción española ofrecemos a la devoción de nuestros lectores, a quienes deseamos un año 2009 que les traiga Paz y Bien.



LITANIAE DE SANCTISSIMO NOMINE IESU

Kyrie, eleison
Christe, eleison
Kyrie, eleison.
Iesu audi nos.
Iesu exaudi nos.
Pater de caelis, Deus, miserere nobis.
Fili, Redemptor mundi, Deus, miserere nobis.
Spiritus Sancte, Deus, miserere nobis.
Sancta Trinitas, unus Deus, miserere nobis.
Iesu, Fili Dei vivi, miserere nobis.
Iesu, splendor Patris, miserere nobis.
Iesu, candor lucis aeternae, miserere nobis.
Iesu, rex gloriae, miserere nobis.
Iesu, sol iustitiae, miserere nobis.
Iesu, Fili Mariae Virginis, miserere nobis.
Iesu amabilis, miserere nobis.
Iesu admirabilis, miserere nobis.
Iesu, Deus fortis, miserere nobis.
Iesu, pater futuri saeculi, miserere nobis.
Iesu, magni consilii angele, miserere nobis.
Iesu potentissime, miserere nobis.
Iesu patientissime, miserere nobis.
Iesu oboedientissime, miserere nobis.
Iesu, mitis et humilis corde, miserere nobis.
Iesu, amator castitatis, miserere nobis.
Iesu, amator noster, miserere nobis.
Iesu, Deus pacis, miserere nobis.
Iesu, auctor vitae, miserere nobis.
Iesu, exemplar virtutum, miserere nobis.
Iesu, zelator animarum, miserere nobis.
Iesu, Deus noster, miserere nobis.
Iesu, refugium nostrum, miserere nobis.
Iesu, pater pauperum, miserere nobis.
Iesu, thesaure fidelium, miserere nobis.
Iesu, bone pastor, miserere nobis.
Iesu, lux vera, miserere nobis.
Iesu, sapientia aeterna, miserere nobis.
Iesu, bonitas infinita, miserere nobis.
Iesu, via et vita nostra, miserere nobis.
Iesu, gaudium Angelorum, miserere nobis.
Iesu, rex Patriarcharum, miserere nobis.
Iesu, magister Apostolorum, miserere nobis.
Iesu, doctor Evangelistarum, miserere nobis.
Iesu, fortitudo Martyrum, miserere nobis.
Iesu, lumen Confessorum, miserere nobis.
Iesu, puritas Virginum, miserere nobis.
Iesu, corona Sanctorum omnium,
Propitius esto, parce nobis, Iesu.
Propitius esto, exaudi nos, Iesu.
Ab omni malo, libera nos, Iesu.
Ab omni peccato, libera nos, Iesu.
Ab ira tua, libera nos, Iesu.
Ab insidiis diaboli, libera nos, Iesu.
A spiritu fornicationis, libera nos, Iesu.
A morte perpetua, libera nos, Iesu.
A neglectu inspirationum tuarum, libera nos, Iesu.
Per mysterium sanctae Incarnationis tuae, libera nos, Iesu.
Per nativitatem tuam, libera nos, Iesu.
Per infantiam tuam, libera nos, Iesu.
Per divinissimam vitam tuam, libera nos, Iesu.
Per labores tuos, libera nos, Iesu.
Per agoniam et passionem tuam, libera nos, Iesu.
Per crucem et derelictionem tuam, libera nos, Iesu.
Per languores tuos, libera nos, Iesu.
Per mortem et sepulturam tuam, libera nos, Iesu.
Per resurrectionem tuam, libera nos, Iesu.
Per ascensionem tuam, libera nos, Iesu.
Per sanctissimae Eucharistiae institutionem tuam, libera nos, Iesu.
Per gaudia tua, libera nos, Iesu.
Per gloriam tuam, libera nos, Iesu.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, parce nobis, Iesu.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, exaudi nos, Iesu.
Agnus Dei, qui tollis peccata mundi, miserere nobis, Iesu.

Iesu, audi nos.
Iesu, exaudi nos.

Oremus.

Domine Iesu Christe, qui dixisti: Petite et accipietis; quaerite et invenietis; pulsate et aperietur vobis; quaesumus, da nobis petentibus divinissimi tui amoris affectum, ut te toto corde, ore et opere diligamus et a tua numquam laude cessemus.

Sancti Nominis tui, Domine, timorem pariter et amorem fac nos habere perpetuum, quia numquam tua gubernatione destituis, quos in soliditate, tuae dilectionis instituis. Qui vivis et regnas in saecula saeculorum. R. Amen.



LETANÍAS DEL SANTÍSIMO NOMBRE DE JESÚS

Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
Jesús, óyenos.
Jesús, escúchanos.
Dios Padre Celestial, ten misericordia de nosotros.
Dios Hijo, Redentor del mundo, ten misericordia de nosotros.
Dios Espíritu Santo, ten misericordia de nosotros.
Santísima Trinidad que eres un solo Dios, ten misericordia de nosotros.
Jesús, hijo de Dios vivo, ten misericordia de nosotros.
Jesús, esplendor del Padre, ten misericordia de nosotros.
Jesús, pureza de la luz eterna, ten misericordia de nosotros.
Jesús, rey de la gloria, ten misericordia de nosotros.
Jesús, sol de justicia, ten misericordia de nosotros.
Jesús, hijo de la Virgen María, ten misericordia de nosotros.
Jesús, amable, ten misericordia de nosotros.
Jesús, admirable, ten misericordia de nosotros.
Jesús, Dios fuerte, ten misericordia de nosotros.
Jesús, padre del siglo futuro, ten misericordia de nosotros.
Jesús, mensajero del plan divino, ten misericordia de nosotros.
Jesús, todopoderoso, ten misericordia de nosotros.
Jesús, pacientísimo, ten misericordia de nosotros.
Jesús, obedientísimo, ten misericordia de nosotros.
Jesús, manso y humilde de corazón, ten misericordia de nosotros.
Jesús, amante de la castidad, ten misericordia de nosotros.
Jesús, amador nuestro, ten misericordia de nosotros.
Jesús, Dios de paz, ten misericordia de nosotros.
Jesús, autor de la vida, ten misericordia de nosotros.
Jesús, modelo de las virtudes, ten misericordia de nosotros.
Jesús, celoso de la salvación de las almas, ten misericordia de nosotros.
Jesús, nuestro Dios, ten misericordia de nosotros.
Jesús, nuestro refugio, ten misericordia de nosotros.
Jesús, padre de los pobres, ten misericordia de nosotros.
Jesús, tesoro de los fieles, ten misericordia de nosotros.
Jesús, pastor bueno, ten misericordia de nosotros.
Jesús, verdadera luz, ten misericordia de nosotros.
Jesús, sabiduría eterna, ten misericordia de nosotros.
Jesús, bondad infinita, ten misericordia de nosotros.
Jesús, camino y vida nuestra, ten misericordia de nosotros.
Jesús, alegría de los ángeles, ten misericordia de nosotros.
Jesús, rey de los patriarcas, ten misericordia de nosotros.
Jesús, maestro de los apóstoles, ten misericordia de nosotros.
Jesús, doctor de los evangelistas, ten misericordia de nosotros.
Jesús, fortaleza de los mártires, ten misericordia de nosotros.
Jesús, luz de los confesores, ten misericordia de nosotros.
Jesús, pureza de las vírgenes, ten misericordia de nosotros.
Jesús, corona de todos los santos, ten misericordia de nosotros.
Sednos propicio, perdónanos Jesús.
Sednos propicio, escúchanos, Jesús.
De todo mal, líbranos, Jesús.
De todo pecado, líbranos, Jesús.
De tu ira, líbranos, Jesús.
De las asechanzas del demonio, líbranos, Jesús.
Del espíritu impuro, líbranos, Jesús.
De la muerte eterna, líbranos, Jesús.
Del menosprecio de tus inspiraciones, líbranos, Jesús.
Por el misterio de tu santa encarnación, líbranos, Jesús.
Por tu natividad, líbranos, Jesús.
Por tu infancia, líbranos, Jesús.
Por tu vida divina, líbranos, Jesús.
Por tus trabajos, líbranos, Jesús.
Por tu agonía y pasión, líbranos, Jesús.
Por tu cruz y desamparo, líbranos, Jesús.
Por tus sufrimientos, líbranos, Jesús.
Por tu muerte y sepultura, líbranos, Jesús.
Por tu resurrección, líbranos, Jesús.
Por tu ascensión, líbranos, Jesús.
Por tu institución de la santísima Eucaristía, líbranos, Jesús.
Por tus gozos, líbranos, Jesús.
Por tu gloria, líbranos, Jesús.
Cordero de Dios, que quitas los peca dos del mundo, perdónanos Jesús.
Cordero de Dios, que quitas los peca dos del mundo, escúchanos Jesús.
Cordero de Dios, que quitas los peca dos del mundo, ten misericordia Jesús.

Jesús, óyenos.
Jesús, escúchanos.

Oración

Señor nuestro Jesucristo, que has dicho: Pedid y recibiréis, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá. Te rogamos nos concedas el fuego de tu amor divino, para que Te amemos de palabra, de obra y de todo corazón y nunca cesemos de bendecir tu santo nombre.

Haz, oh Señor, que tengamos igualmente santo temor y amor a tu Santo Nombre, pues nunca privas de tu providencia a los que constituyes firmemente en tu dilección. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. R. Amén.